Qué es el Tarot: Guía Esencial para Principiantes

El tarot es una práctica ancestral que combina arte, psicología y espiritualidad. Su origen se remonta a mediados del siglo XV en Europa, donde inicialmente se utilizaba como juego de cartas. Con el tiempo, adquirió relevancia como herramienta de adivinación y autoconocimiento, utilizada para explorar preguntas sobre el pasado, presente y futuro. Tradicionalmente, un mazo de tarot está compuesto por 78 cartas que se dividen en Arcanos Mayores y Menores, cada uno con su simbología e interpretación específica.

La interpretación de estas cartas es considerada por muchos como una forma de acceder a una sabiduría más profunda, que puede ofrecer orientación sobre diversos aspectos de la vida. Los Arcanos Mayores consisten en 22 cartas que representan arquetipos y los grandes temas de la experiencia humana, mientras que los Arcanos Menores, compuestos por 56 cartas, se asocian con las situaciones cotidianas.

El proceso de lectura del tarot implica barajar las cartas, cortar el mazo y distribuir las cartas en un patrón o diseño específico. El lector de tarot interpreta la dispersión basándose en el significado simbólico de las cartas y su posición relativa entre sí. Aunque a menudo relacionado con la adivinación, el tarot también se utiliza como un medio para la reflexión personal y la toma de decisiones conscientes.

Orígenes e Historia del Tarot

El Tarot se gesta en las cortes italianas del Renacimiento, cobrando fama por su uso en el entretenimiento y, más adelante, en la adivinación. Las barajas más antiguas datan del siglo XV.

Evolución y Tradición

El Tarot comenzó como un juego de cartas y fue evolucionando hasta convertirse en una herramienta de adivinación. Los primeros mazos conocidos incluyen el Tarot de Marsella y el Tarot Visconti-Sforza, que presentan los Arcanos Mayores y Menores.

  • Siglo XV: Aparición de las primeras barajas de Tarot en Italia.
  • Tradición: Integración de los arquetipos y símbolos que hoy son emblema del tarot.

Influencias Culturales

Las cartas del Tarot reflejan un crisol de influencias que abarcan desde la iconografía medieval y renacentista hasta implicaciones filosóficas y esotéricas.

  • Iconografía: Incorporan elementos de la cultura, el arte y la religión de la época.
  • Sincretismo: Combinan sistemas filosóficos, astrología y tradiciones místicas.

La irrumpción del Tarot en la cultura popular permitió que su práctica se expandiera y diversificara por Europa y, posteriormente, por todo el mundo.

Estructura y Componentes del Tarot

El Tarot se configura a través de un mazo de 78 cartas, dividido en dos grupos principales: los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores, cada uno con un simbolismo y significado profundo.

Los Arcanos Mayores

Los Arcanos Mayores comprenden 22 cartas sin palos, cada una numerada del 0 al 21 y presentando un arquetipo o concepto universal. Estas cartas son:

  1. El Loco
  2. El Mago
  3. La Suma Sacerdotisa
  4. La Emperatriz
  5. El Emperador
  6. El Hierofante
  7. Los Enamorados
  8. El Carro
  9. La Justicia
  10. El Ermitaño
  11. La Rueda de la Fortuna
  12. La Fuerza
  13. El Colgado
  14. La Muerte
  15. La Templanza
  16. El Diablo
  17. La Torre
  18. La Estrella
  19. La Luna
  20. El Sol
  21. El Juicio
  22. El Mundo

Cada una de estas cartas simboliza diferentes aspectos de la experiencia humana y etapas de la vida.

Los Arcanos Menores

Los Arcanos Menores constan de 56 cartas y se dividen en cuatro palos (espadas, copas, bastos y oros), similares a una baraja tradicional. Cada palo se compone de 14 cartas que van desde el As hasta el Rey, estructuradas de la siguiente manera:

  • Espadas: asociadas con el elemento aire y vinculadas al pensamiento y la inteligencia.
  • Copas: relacionadas con el elemento agua y los aspectos emocionales.
  • Bastos: representan el elemento fuego y se asocian con la creatividad y la voluntad.
  • Oros: comparten la relación con el elemento tierra y simbolizan los asuntos materiales y la práctica.

Los Arcanos Menores reflejan las situaciones cotidianas y proporcionan detalles complementarios a los temas esbozados por los Arcanos Mayores.

Significados Simbólicos

Cada carta del Tarot está impregnada de simbolismo, incorporando una compleja red de relaciones con la astrología, la numerología, la mitología y la alquimia. El simbolismo de cada carta ofrece una interpretación visual que sirve como una herramienta para la reflexión. Por ejemplo:

  • La Rueda de la Fortuna indica ciclos de cambio y destinos entrelazados.
  • La Torre refleja rupturas o revelaciones repentinas.
  • El Colgado sugiere sacrificio y perspectiva alterada.

A través del análisis simbólico, las cartas del Tarot se convierten en un medio para la introspección y la exploración de posibilidades futuras.

Usos y Prácticas del Tarot

El Tarot se emplea como herramienta para el auto-descubrimiento y la adivinación, abarcando métodos introspectivos y predictivos.

Tarot para la Reflexión Personal

El Tarot facilita la introspección y la reflexión personal. Los usuarios eligen cartas, cuyos simbolismos se interpretan para facilitar la comprensión de aspectos internos, como emociones y pensamientos.

  • Selección de Cartas: A menudo implica una conexión intuitiva con las cartas.
  • Interpretación Simbólica: Se centra en la representación de arquetipos y situaciones de la vida cotidiana.

Tarot en la Adivinación

El Tarot se utiliza para la adivinación, proyectando posibles futuros o desentrañando aspectos ocultos de una situación.

  1. Preparación: Barajar y cortar las cartas permite aleatorizar la selección.
  2. Proceso de Lectura: La disposición y el significado inherente de cada carta sugieren posibles desarrollos futuros o ofrecen perspectivas sobre eventos actuales.
  • La credibilidad de tales lecturas está sujeta a las creencias personales de cada usuario.

Interpretación y Lectura del Tarot

La interpretación y lectura del Tarot son prácticas esotéricas que buscan revelar insights y consejos a través de cartas simbólicas. Estos procesos se apoyan en la comprensión profunda de los significados de las cartas y su interacción mutua.

Proceso de Lectura

La lectura del Tarot empieza con la elección de cartas del mazo. El tarotista, o intérprete, se enfoca en la pregunta del consultante mientras baraja las cartas. Luego, el consultante corta el mazo y selecciona una disposición específica de cartas, conocida como ‘tirada’. Cada posición en la tirada tiene un significado particular, como el pasado, presente o futuro, y esencialmente actúa como una variable dentro de la ecuación interpretativa del lector. El tarotista revela las cartas una a una, interpretando los símbolos e imágenes en el contexto de su posición y las preguntas del consultante.

Variaciones en las Tiradas

Existen múltiples tiradas de Tarot, y cada una tiene su propósito y estructura específica. Por ejemplo:

  • Tirada de la Cruz Celta: Profundiza en situaciones complejas, destacando diferentes aspectos como esperanzas, influencias externas y posibles resultados.
  • Tirada de Tres Cartas: Puede representar un simple pasado, presente y futuro, o bien enfocarse en una pregunta o un problema específico.
  • Tirada del Sí o No: Emplea un número limitado de cartas para dar una respuesta más directa a una pregunta concreta.

Cada variante de tirada proporciona un ángulo distinto de interpretación y se elige según el detalle deseado y la naturaleza de la pregunta formulada.

Scroll al inicio